Anales de Tepoztlán

 

La Portada de Semillas de Tepoztlán en 1993

 

LAS DOS CULTURAS EN EL ARCO DE LA FIESTA DE LA NATIVIDAD

La Unión de Comerciantes y Artesanos Tepoztecos, A.C. acordó compartir con el resto de la sociedad tepozteca y visitantes, la festividad del 8 de septiembre, colocando a la entrada del atrio de nuestra iglesia "grande", el arco adornado con semillas naturales de la región. Años anteriores habiamos heco adornos con flores naturales, con plástico; pero hasta este año, después de varios diseños, llegamos a las siguientes imágenes y colores. Para el próximo año lo haremos con otros materiales. En el arco reproducimos los símbolos de las creencias prehispánicas de los tepoztecos, que venían de la cultura teotihuacana y tolteca-chichimeca fundamentalmente y la medieval-cristiana conformada por las culturas judía, morisca, grecoromana, entre otras. Para reconstruír los símbolos, nos hemos basado en los códices, en las figuras de la fachada de la iglesia de Santa María Natividad, en las pinturas del exconvento y en lo que conservamos por tradición oral. Somos la síntesis de lo prehispánico que conocemos poco y lo medieval-cristiano que festejamos más, sin saber por qué. Pensamos que sólo conociendo el pasado, podemos entender el presente de nuestra cultura.


Las figuras del arco adornando se interpretan de derecha a izquierda y de izquierda derecha ascendente según la creencia predominante, hasta llegar al vuelo del angel, en el centro de arriba. Pasar por el arco, es entrar al mundo de la realidad y la imaginacìon de las culturas del pasado en Tepoztlán.

Mirar de cerca el conjunto de colores y figuras es sentir la fuerza de las rocas que corre en las venas de los artesanos que balbucean formar escuela.

"Nos falta mucho para estar a la altura del arte, pero logramos la unidad, logramos que muchos descubrieran sus gustos y habilidades para las artesanías y, sobre todo, que los chamacos alegres, juguetones y tentones, se sentaran con gusto hora tras hora a trabajar sin quejarse, sin recreo, aunque sí con su pan y cafe, que nos enviaban los demás integrantes de la Unión."

Imagen grande (145k) a 150 dpi para imprimir


Tenemos en la primera escena a la derecha, una serpiente emplumada descendiendo del espacio a la tierra, anunciando con su boca abierta y su lengua bífida coloreada en colorín y en pinguica, la entrada de un tlatoani ("conductor de hombres por medio de la palabra") Tepoztécatl al inicio de la historia tepozteca o también puede ser el monstruo Xochicálcatl arrojando al tlatoani por la boca. Por su parte el Tepoztécatl, uno de los dioses del pulque con medias lunas en su escudo de guerrero y en su nariguera; dios del color verde y de la fertilidad, asociada a la producción agricola, vestido de lujo para salir en el códice; en su mano izquierda su bastón de mando y en su pecho un joyel, como descendiente del dios del viento. Arriba de las plumas del tocado del Tepoztècatl lo acompaña la diosa Mayáhuel en el centro del maguey, la descubridora junto con Papáztac de las raíces para fermentar el pulque, para tener la cara blanca de alegría y decir ¡salud!. A un lado, un medio sol con rayos y mirada de Tonátiuh, pues también somos hijos del pueblo del sol. Finalmente una montaña con un hacha arriba, como símbolo a la manera prehispánica de todo Tepoztlán; a un lado dos flores de cuatro puntos cardinales, más parecen hechas de citolli para las coronas de las fachadas de las iglesias de los barrios en sus fiestas. Flores para la alegría de la vida en colectivo y tambièn para la muerte.

A la izquierda tenemos como escena central el bautizo en el arroyito de Axihtla, de un tlatoani Tepoztécatl; teniendo como testigo a un milenario ahuehuate que aún le salen flores, a pesar de estar demidestruído por el descuido de todo un pueblo. El bautizo lo realiza uno de los 14 frailes dominicos que aparecen en las paredes del exconvento y por encima de sus cabezas la luz de la paloma del Espíritu Santo, dando fé de esta conversión, es decir, es el inicio del mestizaje de los dioses y creencias prehispánicas con el cristianismo medieval. A un lado está el monumento esférico con su cruz arriba que significan "el mundo y la cristiandad". Arriba y a la izquierda tenemos el perro dominico guardián de la fe, simbolizada en la antorcha; y entre dos jarrones con nueve flores de liz (flor mariana) cada uno, se eleva sobre el cuerno de la luna horizontal. Maria Natividad, carga entre sus brazos el niño Jesús, con rasgos mitad indígena y mitad español, para sorpresas de los iscariotes posteriores. Ella es Tonantzin ("nuestra madrecita"), la que perdona nuestros errores, la que nos acaricia con su mirada, la que se compadece de nosotros, es la madre tepozeca, la dadora de la vida y de la muerte; arriba y a su izquierda el símbolo dominicio en blanco y en negro con sus cuatro estrellas de ocho picos, repetitivo en el inerior del templo cristiano.

En el centro y arriba coronan esta arco un sol sonriente tan europeo como prehispánico y una media luna, donde aparece un tochtl sentado de perfil, con las manos sobre las rodillas, con sonrisa de elotes de septiembre y orejeando lo mal que hablan de él los sacerdotes de otras religiones y tiempos, como si todas ellas no bebieran en la misma fuente. Entre el sol y la luna un ángel nos mira y eleva su vuelo a la altura de nuestra imaginación; de su frente sale la última cruz que bendice los principios cristianos huamitarios, que no dogmáticos.

Las semillas las empezamos a juntar desde noviembre, por sus colores, tamaños, formas y plasticidad, y casi todas son tepoztecas.

Tódos los frijoles son comestibles: el ayocote rojo que da sabor al mole colorado, sirve de contarno para las figuras más grandes. El yepatiácheti o cuaresmeño rojo-guinda, que con carne de res y de puerco le da un sabor muy especial al mole rojo; utilizado para el contorno de figuras menos grandes, sólo para citar dos de las tantas clases de frijol utilizados en las figuras.

Las semillas de amaranto, de la lenteja, la alubia, la chía, la lágrima, el alpiste, lalinaza, las habas, el garbanzo, el arroz y el mijo dorado y blanco son para el contorno y/o rellenos finos de las figuras.

El colorín rojo también se utiliza para los aires, al igual que la mostaza. La pinguica para la infección en los ríñones. El "ojo de venado", para el "mal de ojo" de los niños. Los "siete negritos", mitad negro y mitad rojo, milagroso contra el veneno de la serpiente. Todos para rellenar las figuras.

Las semillas de la chompola y del girasol se utilizaron para las alas del ángel y la esfera con la cruz en Axihtla.

El Maíz pozolero es fondo blanco para resaltar las figuras. El rojo-guinda da color a los claveles de los jarrones dominicos; también hay azul, amarillo de tamaño normal y palomero.

Semillas que curan, semillas que matan. Semillas que alimentan la vida y el espíritu del hombre. Semillas en colores y en tamaños diferentes, que el artesano tepozteco transforma en arete religioso y pagano actual.

La mayoría de los tepoztecos somos cristianos a nuestra manera, nos gusta compartir las semillas en mole verde y en tamales calientitos y a la boca. Somos alegres y pacíficos, pero también somos rebeldes cuando alguien abusa de nuestras creencias, cuando quieren manipularnos religiosa o políticamente, cuando los de poder disimulan entre el decir y el hacer.

El adorno que presentamos no es una ofrenda al sol o a la luna prehispánica o feudal-cristiana, sino luz y sombra de nuestra cultural actual.

Todos le pusimos ganas, sin importarnos el costo y el tiempo, pues es un gusto y a nadies le obliga a que piense como nosotros. Es trabajo colectivo de hombres y mujeres, de niños, jóvenes y adultos. Fue impresionante lo que logramos en esta tarea, pues nos enorgullece decirles que vimos ensemillar a las figuras a abuelos con sus hijos y nietos, hasta ya muy noche, durante más de dos semanas.

Esperamos haber despertado inquietudes y el gusto, por hacer artesanías con semillas y por nuestra cultura; pues somos los herederos de toda esta grandeza pasada, que hoy debemos recrear y enriquecer.

Con gusto para todos nuestros paisanos y visitantes.



UNION DE COMERCIANTES Y ARTESANOS TEPOZTECOS A.C.
8 de septiembre de 1993
Redactó IVRE


Gonzáles de Lima Oswaldo. EL MAGUEY Y EL PULQUE EN LOS CODICES MEXICANOS, Segunda edición, México. Fondo de Cultura Económica. 1978.